CARLOS UVENCE

“Emociones plasmadas en pintura”

Paz, vida, tristeza, libertad son los reflejos que Carlos Uvence expresa en sus obras, que invariablemente, son óleos sobre tela o madera, técnica que más aprecia y le gusta.

El arte le llamó la atención desde muy niño, ya que en la primaria se inscribió supuestamente en basquet-ball, para complacer a su papá, pero realmente lo hizo en pintura y escultura, fue en donde se dio cuenta de que la pintura era y es lo que le llama la atención. Hasta 1990 retoma las clases de pintura con el maestro Lorenzo Facio en el taller de pintura Ionn Villarreal; posteriormente en el taller de Laura Covarrubias hasta el año 1994.

Deja de pintar y se dedica a estudiar la carrera de psicoterapeuta, la cual también le apasiona y lo ha vuelto muy sensible hacia los sentimientos de las personas que trata y ayuda.

Es hasta 2014 que vuelve a retomar nuevamente la pintura, dándose cuenta que lo
hizo, cuando dejó de exigirse y la realiza de una forma más cómoda y divertida, ya que
el hecho de pintar lo divierte.
Comenta que hay muchas personas con sensibilidad al arte, pero la ciudad de Torreón, de donde es originario, es una ciudad más de trabajo que cultural.

Aunque su técnica es muy buena y depurada, nunca ha visto la pintura como una forma de vivir, más bien como un hobby y terapia. En razón a lo anterior comenta que el arte, en cualquier forma que se plasme te tiene que gustar y eso es muy independiente si la crítica dice que es buena o mala.
La técnica que maneja el artista, depende invariablemente del aprendizaje que se ha realizado en el transcurso de tu estudio como pintor; lo anterior lo lleva a recordar que su primera clase formal de dibujo, le abrió los ojos para obtener una cafetera con reflejos de aluminio y que la maestra la regalaba a quien mejor dibujara esa cafetera.
Actualmente, opina, el arte es mercadotecnia e inversión a tal grado se ha comercializado que pierde su valor como esencia y resultado de una expresión o sentimiento íntimo del artista.

Le resulta irónico y cómico que su primera exposición de pintura, la cual fue colectiva con varios pintores. Sus obras fueron colocadas en el último cuarto y rincón de la galería, sin saber por qué y de lo que se expuso, el único que vendió de todos los expositores fue él y desde ahí todo el mundo cuando se realiza una exposición en esa galería, piden ese cuarto.
También es irónico para él que su profesión de terapeuta no ha sido reconocido y en cambio si diversión, la pintura, es para lo que lo han llamado.

El futuro de la pintura de Carlos Uvence es seguir aprendiendo y dominar el hiperrealismo, el cual es su objetivo, pero depende mucho de su tiempo y para lo cual tiene que organizarse perfectamente.
Disfrutemos en estas páginas, de algunas de las obras de Carlos, que pertenecen a colecciones privadas.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s