De la corazonada a la oportunidad:

De la corazonada a la oportunidad: ¿Sabes si tu idea puede ser un gran negocio?

Todos hemos tenido ese impulso espontáneo de querer poner un negocio, pero pocas veces nos ponemos a analizar si se presentan las circunstancias óptimas, contamos con los elementos necesarios o si es el momento adecuado para iniciarlo.

Si quieres emprender es importante que, al menos por un instante, dejes de lado el optimismo, los pensamientos mágicos o ese gran deseo de creer que te va a ir bien y comiences a ser objetivo y analices si tu idea realmente tiene oportunidad de convertirse en un gran negocio.

Para esto es fundamental que, previo a echar toda la leña al fuego (es decir tu tiempo y tu dinero), tomes un momento para cuestionarte, investigar y reflexionar distintos aspectos que te ayudarán a entender si vale la pena lanzarte con todo tras tu sueño o si es mejor replantearlo, posponerlo o incluso abandonarlo. Para facilitar esta tarea, a continuación, te comparto 5 preguntas que deberás hacerte para saber si tu idea tiene el potencial de convertirse en ese gran negocio que pensaste.

  • ¿Qué pasa en el mundo?

Se dice que las oportunidades vienen del exterior, por lo que debes tener los ojos bien abiertos y comenzar a investigar y entender qué es lo que está pasando a tu alrededor; en especial deberás saber qué sucede en el macro ambiente que te rodea, es decir, conocer más sobre temas políticos, económicos, sociales, tecnológicos y legales para entender cómo estos pueden influir en la idea de negocio que has pensado.

Así mismo es fundamental que conozcas el estatus de la industria en la que quieres incursionar, así como conocer las tendencias de consumo que están guiando al mercado para saber si estás alineado con éstas o si en algún momento pudieran tener un uso potencial en el desarrollo de tu idea de negocio.

  • ¿A quién quieres conquistar?

Es muy importante que dediques tiempo en primer lugar a identificar quién es el cliente al que quieres conquistar y en segundo a entender qué es lo que está buscando. Para poder identificar a tu cliente es clave que lo describas tanto en características físicas (edad, sexo, ocupación, nivel socioeconómico, etc.), como en características emocionales (lo que hace en su vida diaria, así como lo que busca del producto o servicio que ofreces). Identificar las características físicas te ayudará a poder cuantificarlo y saber si el mercado es lo suficientemente grande y podrá consumir lo necesario para que tu negocio sea rentable. El conocer las características emocionales te ayudará a entenderlo para poder influir de mejor manera en sus decisiones de compra.

  • ¿Qué tan competitivo serías?

Es común que confíes tanto en tu idea que te olvides de que hay (y muchos) competidores, sin embargo, esto es un lujo que no te debes dar. Es clave que identifiques a tus competidores directos (mismo producto), así como a los indirectos (misma necesidad), y te preguntes si realmente serías competitivo respecto a éstos, es decir si las características de tu producto o servicio son lo suficientemente buenas respecto al resto de tal manera que pudieras “ganar” la batalla y el consumidor te elija. Es muy importante que este análisis lo hagas de la manera más objetiva posible y tomando en cuenta lo que sí tuvieses al momento de iniciar tu negocio (no cómo desearías que fueran las cosas).

  • ¿A quién dejas fuera?

Según el Premio Nobel de Física, Arno Penzias, “una innovación es algo que cambia la vida de las personas, que modifica el mundo en el cual vive”. Esto, en el mundo de los negocios y sobre todo en el del consumidor, significa que tu producto o servicio —si fuese realmente innovador— tendría que dejar obsoleto a un producto o servicio existente, o incluso cambiar la forma en la que normalmente tu cliente realizaba su actividad o consumía el producto. Si al reflexionar sobre tu idea de negocio no identificas a un competidor (o incluso industria entera) que quede obsoleto o no estás cambiando de forma radical la vida de tu cliente, es posible que tu idea no esté representando una verdadera oportunidad de negocio en el mercado.

  • ¿Es tu momento adecuado?

Así como es importante voltear y ver hacia afuera (es decir, el macro ambiente, tendencias, mercado y competencia) para saber si tu idea representa una buena oportunidad de negocio, es clave también saber si esa oportunidad es para ti; es decir, si tienes el tiempo, el equipo y los recursos (financieros, físicos e intelectuales) suficientes y necesarios para ponerlo en marcha, ya que una verdadera oportunidad es para ti sólo si la puedes aprovechar.

Recuerda que las oportunidades se presentan día con día, en ocasiones son tan obvias que pensamos: “¿Por qué no se nos ocurrió antes?”, o tan comunes que: “Ya la habíamos pensado”, sólo toma en cuenta que lo importante no es la idea, sino la ejecución de ésta la que te llevará al éxito.

 

Así que ya sabes: cuestiona, investiga y reflexiona para dejar atrás las corazonadas y convertirlas en grandes oportunidades de negocio.

Carlos Dotor Cacho

Mentor, speaker y emprendedor.

Apasionado del Marketing, el emprendimiento y las Empresas Familiares.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s