NO TENGAS MIEDO A COMENZAR DE NUEVO

NO TENGAS MIEDO A COMENZAR DE NUEVO

¿Cuántas veces te has visto en situaciones de miedo por hacer algo nuevo? Y ahora mírate. Echemos un vistazo al pasado, a nuestra infancia: ¿A cuántos niños no nos dio miedo la primera vez que nos “aventaron” a la escuela? ¡Una lloradera de chiquillos! Pero, al pasar del tiempo, te hiciste de nuevos amigos. O como cuando te cambiaron de escuela, que al principio tenías miedo de ver personas diferentes y ya no a aquellos con quienes habías convivido uno, dos o más años. Claro, porque ya habías creado un vínculo con ellos y ahora ese sentimiento de volver a empezar…

Bueno, pues así volteando al pasado nos podemos dar cuenta de cuántas veces tuvimos que cambiar para adaptarnos a un nuevo entorno. Ahora con la pandemia lo acabamos de ver; la forma en la que tuvimos que adaptarnos y darnos cuenta de lo frágiles que somos. Incluso hay quienes tuvieron que soportar pérdidas, secuelas de la enfermedad, ansiedad, miedos, depresión.

Ahí sí no nos quedaba de otra. Era reinventarnos o morir. ¿Qué hiciste entonces con el miedo? Posiblemente lo aceptaste y juntaste toda esa vergüenza, dudas, preocupaciones y vacilaciones para llevar a cabo lo que tan nervioso te ponía. Cuando tienes tanto temor y no te dan otra opción que enfrentarlo, empiezas a utilizarlo a tu favor, a dejar que se transforme en un mecanismo de motivación para seguir adelante.

Cada vez que algo nos atemoriza damos pasos hacia atrás o, como mínimo, nos quedamos quietos. Quizás sea esta una reacción aprendida, sin embargo, podemos hacer todo lo contrario. ¿Crees que es una locura? Tal vez sea así. De lo que estamos seguros es de que el miedo será el mejor combustible que puedes tener para impulsarte hacia adelante y dar pasos de gigante. Es una emoción y por lo tanto es energía, a partir de aquí tú decides en qué la empleas. Porque si lo guardas mucho tiempo, en vez de ayudarte a impulsarte, te enfermará, serás el responsable de la vida que tienes, así que no te conviertas en una víctima más.

Muchas personas se encuentran estancadas en su vida porque se dejan atemorizar por esta sensación de inseguridad. Lo que no saben es que esta pasará, no durará para siempre. Hablamos de una sensación de incomodidad que te está preparando para un cambio, para un avance y una oportunidad de crecimiento. Porque, aunque lo diferente nos provoca miedo, también dispara en nosotros una ilusión de curiosidad e intriga por la novedad.

Deja lo que ya ha pasado, abandona tus pensamientos de futuro solo te causan angustia. Hoy es el primer día del resto de tu vida y merece una especial importancia. Céntrate en el presente y aprovéchalo al máximo. Piensa que el mañana no existe, que hoy es tu oportunidad para darlo todo. Si te anclas en los miedos y las dudas, este día será un día perdido.

Antes de iniciar algo nuevo, comprueba que es factible llevarlo a cabo, así no tendrás que lidiar con las ilusiones fallidas del comienzo. Después, mantén tu motivación siempre alta, rodéate de personas que sumen a lo que haces. A veces querrá abandonarte esa motivación, por eso tienes que mantener tu mirada fija en la meta. Esta es la única que logrará hacer que tu ilusión perdure y permanezca hasta su realización.

Recuerda que es el día de hoy el que importa. Piensa que no tendrás otra oportunidad, lo que hoy hagas marcará todo lo que después sucederá. Esa zona de confort, esos miedos, esas dudas, toda esa vergüenza no te servirá de nada si no la enfrentas. Solo será útil si la superas, pues existe para que hoy mismo puedas iniciar algo nuevo.

En realidad, cada vez que nos embarcamos en un nuevo proyecto existe el riesgo de que no llegue, cada decisión que tomamos encierra tanto la expectativa del éxito como del “fracaso”. Pero no lo veamos como un fracaso, solo como una forma de no realizarlo y volver a empezar.

Quizá has dedicado años de tu vida a la realización de ese proyecto que terminó rompiéndose, has invertido los ahorros de tu vida en un negocio que no llegó a buen término o te has mudado a otro país donde has tenido que empezar desde cero.

En todos esos casos, es normal que experimentes diferentes emociones. Después de un “fracaso” puedes sentirte desanimado y decepcionado, lo cual no solo se debe a la desilusión sino también a que tu batería emocional se ha ido desgastando a lo largo de esa aventura. Cuando un proyecto llega a su fin generalmente consume gran parte de nuestros recursos psicológicos, precisamente porque intentamos salvarlo a toda costa. Y mientras intentamos salvarlo nos practicamos una sangría emocional, algo muy común.

Es probable que en realidad no tengas miedo a empezar de cero sino a que te vuelva a ocurrir lo mismo, a repetir la historia de fracaso que te dejó profundas cicatrices. Puedes tener miedo a volver a sufrir, a esforzarte de nuevo sin obtener los resultados esperados, a volver a tirar años de tu vida por la borda.

Empezar desde cero no genera temor, lo que causa ese miedo es la perspectiva de terminar en el mismo punto de partida. Se trata de una diferencia sutil, pero esencial, porque puede ayudarte a vencer ese temor y seguir adelante.

Cuando pase eso es importante, reiterando que debes rodearte de personas que te apoyen porque son como tu batería extra para soportar o sobrellevar todo lo que te propones, descansa, da un paso atrás, velo desde otro enfoque y hacia adelante.

Asume que en realidad no estás empezando de cero porque ya tienes una experiencia adquirida, un conocimiento que ya nadie te quitará o te contará de ello.

Ten paciencia, abraza el cambio, la vida fluye en un proceso de cambio continuo.

Por tanto, pregúntate “¿Qué tipo de vida quiero crear?”. Piensa en lo que quieres realmente y ábrete a las oportunidades que se irán presentando. Es probable que llegues a tu objetivo por un camino que no habías previsto inicialmente pero que te ha resultado mucho más apasionante o sencillo. Olvídate de tu ego, todos pasaremos por esas turbulencias.

Visualiza y repite estas palabras TODO SIEMPRE A MI FAVOR.

Aquí les dejo la letra de la canción de Gustavo Cerati- Magia

Tal vez parece que me pierdo en el camino
Pero me guía la intuición
Nada me importa más que hacer el recorrido
Más que saber a dónde voy

No trates de persuadirme
Voy a seguir en esto
Sé, nunca falla
Hoy, el viento sopla a mi favor
Voy a seguir haciéndolo

Las cosas brillantes siempre salen de repente
Como la geometría de una flor
Oh
Es la palabra antes que tus labios la suelten
Sin secretos no hay amor

Todo me sirve, nada se pierde, yo lo transformo
Sé, nunca falla, el universo está mi favor
Y es tan mágico

Voy a seguir haciéndolo

Me sirve cualquier pretexto
Cualquier excusa, cualquier error
Oh, oh, oh
(Todo conspira a mi favor)

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s