DEPREDADORES DE LA FAUNA LABORAL

Un ambiente laboral emocionalmente tóxico es aquel en el que predominan el miedo y la ansiedad, y en el que son comunes la desconfianza, la agresividad, la falta de solidaridad y el conflicto entre sus integrantes, así como la humillación e intimidación sistemática de los más vulnerables.

Empresas resilientes.

Una empresa resiliente se precia de ganar los maratones basada en su superior capacidad de resistencia.